Rincón de Kisa: la limpieza del penúltimo día del año

Y por fin, rompo mi juramento de huelga de ordenación, para realizar la que ha sido la última puesta a punto de mis estanterías del año 2012. Un poco más y hago la tradición japonesa de ordenar y limpiar la casa el 31 de Diciembre y de paso, me como los fideos también. El caso, que aquí me he pasado todo el día 30 de Diciembre ordenando y jugando al tétrix con las estanterías, porque vaya la que he armado en mi cuarto de piano. Como habréis visto, no he podido mantener la promesa de que fueran en el mismo día del mes, pero cuando vaya pudiendo, lo haré para que dé la cuenta justa.

Bueno, puedo decir que desde la última vez, el 22 de Septiembre, han ocurrido bastantes cosas y la colección ha aumentado bastante. ¡¡Ya no tenía casi sitio donde poner los mangas que iba comprando de mientras sin ordenarlos!! Y no tan solo en mi casa, sino en mi cuarto de la residencia igual. ¡¡¡MALDITOS PACKS DE EDT!!! – en realidad, benditos, si no, no hubiera podido hacerme varias series que quería – Así que por esta causa, mi colección se ha visto engrandecida con unos cuantos títulos… y unos cuantos cientos de tomos. Si ya antes me ponía en huelga, ahora con más razón para hacerlo… ¡Conseguir sacar y poner ese armatoste que es mi colección tiene delito! ¡Eso consigue que hagas más ejercicio que en toda una sesión intensiva de gimnasio!

100_4346

Con lo de “malditos packs de EDT” me refiero principalmente a esto también. Esto que veis arriba es todo lo que he comprado de manga desde el día 22 de Septiembre. Y aquí es cuando entra mi amigo @Kurobyte y me suelta: “dime ¿tu atracas algún banco para costear tal nefasta cantidad de comic y manga?” – me mató el comentario, en serio – Pues no, no atraco ningún banco, pero, como le dije, no me llaman Kisa-caza ofertas por nada. Sé donde aprovechar mis famosos chollos y dónde mirar para comprar a la hora de pillar gangas. Además, recordemos que también fueron el Salón del Manga de Barcelona y el Mangafest de Sevilla, dos salones que, quiera que no, tenían sus ofertillas.

Ya me diréis vosotros, cómo iba a meter todo esto yo por las buenas en las estanterías actuales que tengo… Quiero, no, más bien “NECESITO” estanterías nuevas a la de ya. Me quedo sin espacio poco a poco y ya no sé que más piedras levantar para encontrar un mínimo resquicio de espacio libre y meter algo. Bueno… mi madre me ha dicho que está pensando en alguna solución a corto/largo plazo. A ver si es más corto que largo… aunque como haya que mudar los libros, me va a entrar una lumbargia más mala que todas las cosas.

En fin, serafín – ya tenías que hacer el #chistemalo… – comienza el zafarrancho. Pongo las dos mantas del salón en el suelo, como ya vengo haciendo desde pasadas ordenaciones, porque ya no me bastaba con las sillas del patio interior y el piano y comienzo a sacar tomo tras tomo, serie tras serie y a ponerlos en sus lugares correspondientes. Ya sabéis que los voy poniendo en sitios estratégicos para saber dónde están y no volverme loca buscándolos. Esta vez ni con las dos mantas y el piano, que he tenido que coger cuatro sillas y hasta una mesa de las de la biblioteca de mi madre. ¡¡Cuánto tomo suelto, por favor!! Y entre tanto tomo salvaje, tuve que quedarme encerrada de nuevo… ¡¡Y ESTA VEZ POR AMBOS LADOS DE LA HABITACIÓN!! El espacio era tan reducido para moverme, que si hubiera saltado para salir por una de las dos puertas me hubiera caído de bruces y espalda contra una manta de libros, e inevitablemente, los habría destrozado. Y sí, me habría roto la crisma con la tontería, porque me hubiera dado con la pata del piano, fijo. Pero bueno, como quedarme encerrada entre los libros es algo que suele pasarme, solo tuve que hacer malabarismos para salir por las puertas corredizas sin matarme en el intento y así poder empezar a ordenar – me duelen las piernas de saltar las pilas de libros, en serio –

100_4349

Foto del momento encierro, esta vez cortesía de mi madre. Y para no saber usar una cámara, no le ha salido muy escandalosa. Aquí estoy yo, con la bata de invierno, apenas teniéndome en pie y con unos pelos de loca que solo puedo tener yo después de 3 horas bajando libros de las estanterías – y agujetas también, que esas siempre aparecen, aunque no se las invite – ¡¡¡QUE CARA DE MUERTA TRAIGO YA!!! Empecé a las 11:00 de la mañana y aquí eran las 14:00 y hacía la pausa para comer – no quiero morir de inanición también –

Y claro, una vez bajado todo… ¡¡Hay que volver a subirlo!! Así que después del descanso de la comida, cogí un paño y limpié los estantes, que ya se les notaba el polvo y no quiero más páginas amarillentas en los tomos, que ya tengo bastante con mis pobres tomos 1 de Vampire Knight y Naruto… ¡Las primeras víctimas del paso del tiempo! Pero lo dicho, con tanto tomo suelto, ya no me bastaba solo con las estanterías y medio armario de abajo, no. Esta vez he tenido que sacar todos los trastos que tenía guardados en las dos baldas del armario. Allá salieron de nuevo mis juegos de GBA, las pocas cintas de VHS que aún quedaban abajo sin subir al cuartillo y una ristra de DVD que he tenido que meter en otro de los armarios de la habitación para no llevarlos al cuarto de los trastos, también llamado cuartillo. Es más, puedo decir que al menos, dos de las horas que he echado ordenando, se las han llevado los DVD para intentar cuadrarles el sitio en el otro armario… ¡¡¡MALDITO TÉXTRIX!!!

Total, que después de disfrutar como una enana viendo todo lo que tenía, porque sí, me encanta ordenar los mangas y recordar las anécdotas de cuando adquirí cada tomo, finalmente, los acabé colocando en su sitio y me quebré de nuevo la cabeza para que todo cuadrase. Tanto me la tuve que quebrar, entre unas cosas y otras, que esta vez el tiempo de ordenación asciende a 8 horas… ¡¡¡8 CONDENADAS HORAS SUBIENDO Y BAJANDO LIBROS!!! Tanto que dije que no sabía si los ordenaría en Navidad, al final saqué las horas de algún hueco entre el estudio y los trabajos. Eso y que si no lo hacía, mi madre me hubiera armado un consejo de guerra de los buenos. Le tenía bonita el SUM – Salón de Usos Múltiples, también conocido como sala de la plancha o cuarto de la Wii – Pero bueno, al menos he conseguido que me quedase bastante monoso el tetrix – sí, a ver cuánto te dura esta vez… – Así es como me han quedado esta vez las estanterías. Ya se ve como el territorio ha sido consumido totalmente por el frikismo. No queda ni un mínimo resquicio de espacio que no tenga un tomo de manga. Y más que seguirá seguramente. Y pensar que todo ese sitio antes estaba cubierto de libros de fantasía, novelas y videojuegos – los videojuegos están arriba todos con la Wii, en otras estanterías que también tengo a reventar – Como dato curioso, en esta ocasión he tenido que separar la pila de los tomos únicos: ahora sí que están diferenciados los tomos únicos japoneses de los de la línea Gaijin, cada uno en una balda diferente. Aunque estoy pensando que debería ponerlos, al menos los japoneses, en la estantería larga, porque la siguiente vez, no me cabrán todos juntos sin partirlos en dos filas… ¡¡¡QUE MALA ES LA CRISIS DEL ESPACIO!!!

100_4380100_4380

 

100_4382

Y lo vuelvo a decir: me siento orgullosa de mi sistema de clasificación para saber moverme entre tanto tomo suelto. – sí, haces las ordenaciones periódicas para tener controlados los tomos y saber donde está cada uno, que algunas veces no sabes ni donde los pones – En fin, que una servidora creo que se merece el descanso, porque estoy muerta no, lo siguiente. Verás el dolor de espalda y las agujetas mañana… anda que vamos a empezar bien el año: mala, resfriada, con agujetas y dolor de cabeza. ¡¡MULTI-COMBO!! Y nada más que añadir… ¡¡YO NO VUELVO A SACAR LOS TOMOS HASTA UNA BUENA TEMPORADA!! – hasta que vuelvas a tener una pila de tomos apilados en bolsa que esté a punto de caerse por su propio peso encima del piano, fijo – Pues nada, hasta la siguiente ordenación… sino me ha dado algo antes.

Matta-ne!

Kisacullen

Cronología de ordenaciones de estantería:

Advertisements

One comment on “Rincón de Kisa: la limpieza del penúltimo día del año

  1. Tengo que confesar que te tengo una envidia sana. No sabes cuanto me gustaría tener si quiera la mitad de mangas de tu colección. Y es que por Dios que necesitamos por estos lares más editoriales y librerías a las que les interese el negocio del manga. Por el momento, el mundo del comic gringo ha crecido como no tienes idea, Marvel y DC tiene un imperio por aquí. Pero del manga, pffff, lloro de solo pensarlo.
    Y bueno, te felicito por la limpieza de fin de año. Aunque no lo creas, cosas como esas me relajan a más no poder. Hace ya un largo tiempo que no organizo mi biblioteca personal, ya será hora creo.
    Felices fiestas 🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s