Rincón de Manga: Otaku in Love #1

Nueva entrega y empezamos con otro primer tomo. No sé si decir que me puede el consumismo con el hecho de haber comprado esta serie o no, pero creo realmente, que ha merecido y mucho la pena.

Aquí os presento el tomo #1 del manga Otaku in Love cuya historia corre a cargo de Nakano Hitori y el dibujo por cuenta de Hidenori Hara. Este manga ha corrido a cargo de las redistribución y relanzamientos a bajo precio de los que últimamente está haciendo gala Glénat/EDT, y claro, todos sabemos que como nos pongan manga a un precio mucho más barato y asequible que el original, nos tiramos como perros hambrientos a por ellos. De hecho, mi periplo con este manga es un tanto curioso. En mis primeros años yendo a comprar manga sola a Nostromo, siempre lo veía en las estanterías y me hacía gracia el título que tenía. Eran aquellos años en los que empezaba a tener constancia de lo que era ser verdaderamente un “otaku”, por eso me llamaba la atención. Pero no llegué a comprármelo, no sé, creo que no me entraba el dibujo por los ojos, en comparación a los mangas que estaba acostumbrada, y además, el seinen y yo no terminábamos de congeniar. Pasados unos años, la gente me hablaba muy bien de él y al final me picaba siempre la curiosidad, pero no ha sido hasta ahora, que lo ha relanzado Glénat/EDT a bajo precio, y que lo he encontrado completo en la tienda, que no he decidido comprármelo. Y realmente, me alegro mucho de haberlo hecho.

Comenzamos la lectura del tomo, que contiene un total de 9 capítulos. En él nos encontramos a <Tren> o como se refieren constantemente en el manga, “el del tren”, un típico otaku de Akiba – Akihabara, barrio de Tokio lleno de todo tipo de tiendas – que tiene los mismos años que lleva sin novia, 22 para ser exactos. Es decir, que no liga ni para atrás y en la vida se ha comido una rosca. Por azares del destino, un día como otro cualquiera, defiende a un grupo de mujeres y a una chica de un borracho en el tren, que estaba causando un espectáculo metiéndose con ellas. La chica, en agradecimiento, le regala un juego de tazas de té de marca Hermes, lo que origina que el chico acabe llamándola <Hermes> cuando se refiere a ella en un foro de 2ch. Porque él no tiene ni pajolera idea de qué hacer ante el regalo ni ante la chica. ¿Invitarla a salir? ¡¿Pero cómo si en su vida ha hablado con una mujer?! Pero ahí están sus amigos anónimos del foro de 2ch, que le darán consejos y ánimos para que vaya a por la chica.

Yo he de decirlo: me ha sorprendido gratamente el manga y el primer tomo. La narrativa y la historia son excelentes, y que además se complementan muy bien con el dibujo que tiene. Yo no soy muy dada a este tipo de dibujo, todo sea dicho, pero en cierto modo, llega a recordarme un poco al maestro Mitsuru Adachi, por su simplicidad y mimetismo en el dibujo, a la vez que un espléndido detallismo en las viñetas. En palabras de un cristiano: que será un dibujo todo lo clasicazo que queráis, pero que le pega a la obra.

No sé, estoy muy contenta por haber encontrado este manga. Me empezó a encantar ya habiendo leído solamente el primer tomo, y eso que se queda en lo mejor. Quizás se me haga tan ameno y fácil de leer gracias a, como digo antes, la narrativa con el dibujo o quizás sea porque se trata de una historia que se basa en una novela. Realmente no sé cuál será la razón, pero me encanta. Es más, me atrevería a decir que me siento muy identificada con la historia, porque quiera que no, soy otaku, y todo lo que se cuenta aquí, en cierto sentido, es parte de mi mundo y no puedo evitar sonreír al pensar, que cosas así podrían pasarme a mí. Porque la historia es real como la vida misma. La novela narra una historia real, por lo que el manga, también lo hace. Y es que realmente, te asombras al pensar en lo realista de la historia y que podría pasarte cualquier día lo mismo, si se tiene la suerte de ello – di mejor, si se alinean los astros para ello –

Bueno, vayamos por partes. Cuando empiezas a leer el manga, no sabes muy bien que te vas a encontrar. Es más, puedo decir que me sorprendió a primera vista encontrar los recuadritos que se suponen son los comentarios del propio protagonista y de los usuarios de 2ch, transcritos tal y como se suelen escribir en esos foros, es decir, con onomatopeyas, iconos y claro está, faltas de ortografía a cascoporro. Aviso que hay bastante vocabulario referente a las redes sociales y a Internet y que a lo mejor a más de uno le pueden resultar incoherentes, sino están acostumbrados a escucharlos o tratar con ellos. No obstante, comienzas a leer el tomo y es que es un no parar. Aquí no habrá ostiahs, power up ni folleteos varios, pero es que la historia simplemente atrapa, o al menos, conmigo lo ha hecho. Creo, por la temática, que se me asemeja un poco a Bakuman, pero claro, no comparemos, que son dos series, dos géneros y, sin dudarlo, dos autorías diferentes – hablamos del dúo dinámico Obata&Ohba en el caso de Bakuman y eso es poner el listón bastante alto –

Yo lo catalogaría como manga psicológico y de conciencia, porque se nota ya desde el primer tomo la evolución del protagonista. Al principio, encontramos a <Tren> como el típico chico tímido, otaku y que quiere pasar siempre desapercibido, que en la vida se ha atrevido a hablar con alguien del sexo opuesto, y al que, hoy día, todo el mundo llamaría despectivamente y se reiría de él como “friki” o “rarito de turno”. Pero después del incidente en el tren y de conocer a <Hermes>, decide que quiere intentar cambiar para gustarle a ella, para no ser el simple chico otaku encerrado en sus videojuegos y sin nada mejor que hacer con su vida. Se puede notar con cada capítulo y con los pensamientos inseguros del chico, cómo poco a poco, decide darse la oportunidad de seguir la nueva ruta que se ha presentado en su vida.

Eso sí, tiene unos puntazos de humor que son geniales. Es el típico humor serio que nos explican Saiko y Shujin en Bakuman. Las reacciones del protagonistas, tan absurdas, tan de manga y a la vez tan reales como la vida misma te sacan sin lugar a dudas una sonrisa que, aderezadas con el dibujo de Hidenori Hara, le terminan de dar el toque maestro. No sé… es simplemente, que me ha sorprendido muchísimo  y me arrepiento de no habérmelo comprado antes. Aunque quizás… no hubiera pillado la mitad de las referencias ni haberme dado cuenta de muchas cosas, sino tuviera la experiencia que tengo ahora, pues, hablamos de un seinen, que no está hecho para que lo entienda de primeras alguien que acaba de empezar en el mundillo.

Y claro, tiene puntazos que me han gustado muchísimo: la desesperación del chaval por si llamar o no a la chica; la cara de paleto que le pinta el autor cuando va a pedirle consejo a un amigo del trabajo; el cambiazo tan radical que le pueden hacer a un otaku un par de ropas de marca y un peinado a la moda. En serio, esa parte me ha matado… ¡Si parecen dos personas completamente diferentes! Bueno no, que la cara de paleto se le queda – pobre muchacho, no le digas eso – Aunque personalmente, me gustaba más con el pelo largo y con las gafas, pero eso es porque tengo un fetiche muy grande con personajes así – sí, pero las gafas si que le sientan estupendamente #hedicho – Y para puntazo el del final, con la amiga de la chica y los pobres usuarios esperando porque se conecte “el del tren” para que les cuente su periplo. Esa otra, me parto con los nombres, pero es que realmente es verdad que nos ponemos ese tipo de motes en internet.

Suerte que tengo la serie entera, porque se queda en una parte realmente interesante. Es un comienzo lento y a la vez rápido e intrigante, que pone el terreno para lo que vendrá a continuación. Vale, realmente es una historia bastante predecible, pero tan real que no te la esperas.

  • Aspectos positivos: la historia, típica/atípica depende de como lo sienta cada uno. Una narrativa con el dibujo sublime y un humor serio y que sabe calzar con los momentos de la historia donde aparecen. Y claro está, el precio. Una serie low cost de 3 tomos es para no pensársela, porque además, a todos los otakus nos vendría bien tenerla. Y a los que les guste Bakuman, más.
  • Aspectos negativos: quizás el dibujo, que puede que, con los tiempos que corren, le choque a la vista a más de uno, por no parecerse a los típicos shonen/shojo. Y el que no sea un seinen/shonen ostiahs, que también suele ser lo normal en estos tiempos. Creo que, básicamente, este podría ser un manga para los más veteranos. Pero también puede sorprender a más de un novato, si le quiere dar la oportunidad.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s