Rincón de Kisa: reflexionando sobre el spokon en España

Hoy ha sido uno de esos días raros en los que te pasas toda la tarde encerrada en tu cuarto, al amparo del aire acondicionado, estudiando como si no hubiera mañana como buena universitaria, y te da por pensar y reflexionar cosas en las que normalmente no te paras a pensar. Y claro, siempre te ocurren estas cosas cuando menos tiempo tienes para ello, por la maldita Ley de Murphy de las narices.

El caso es que me estaba tomando el típico descanso después de comer y antes de empezar a estudiar, cuando me entró el venazo de leerme los últimos tomos que me quedaban de los que adquirí en el Expomanga Madrid 2012, que eran los 5 tomos de los que se compone Mi anaranjado atardecer. Ivreada del quince como la copa de un pino, pero bueno, que como me gusta la autora, me apetecía tener. De paso decir que el final no me convenció para nada, forzado a más no poder. Pero lo bueno vino después, cuando me senté delante del escritorio, dispuesta a estudiar y sin querer me puse a divagar por todos los títulos de manga que recordaba, llegando a la siguiente conclusión:

Salvo casos puntuales, todos los mangas que contengan algo de spokon parecen estar condenados a fracasar. Así sea porno-shojo o spokon puro. Hablo del caso de España, claro está, que en Japón, casi cada nuevo spokon que sale, es una maldita obra de arte. Y nosotros nos la perdemos.

Extraídos directamente de los twits que puse, para que no haya tergiversación de ideas. Y a partir de ahí, venga a divagar que me entró fuerte y hoy estaba inspirada, aparte de que se me animó bastante el Time Line con los amigos @bertorjb, @chusetto, @DarkraD_10 y @Gastamsito comentando la situación del mercado del manga actual.

Y es que, por mucho que nos duela o nos cueste creerlo, el spokon es un género que no cuaja entre los españoles. Aunque más bien, es un género que no tiene demasiadas salidas fuera de Japón. Lo cual a mí me resulta hasta irónico, con tanto bombazo como se le suele dar al deporte: que si Eurocopa, que si Juegos Olímpicos, amistosos… ¡Pues que sepáis que los equipos de fútbol en España acumulan una deuda bastante sustanciosa! Si bueno, eso no viene a cuento, pero había que decirlo. Porque es indignante como se desplaza a un género solo “porque da pereza leerlo en papel”.

Sí, pereza. Eso me han llegado a decir ante la pregunta de porque no probaban con algún manga de deportes, si tanto les gustaba practicarlo. A ver, que entiendo que quizás haya que tener una cultura del manga bastante arraigada para leer un spokon, porque a los que nos hemos criado siempre con estos, este género nos suele encantar, a mí la primera. Pero esto no debería ser así, es el argumento el que debe atraer y no darlo de lado, porque no se quiere leer deporte en dibujos… ¡Por favor, un poco de respeto!

No obstante, es la pura verdad. En cuanto al manga respecta, salvo contadas excepciones, todos los demás spokon que nos han llegado, han fracasado estrepitosamente uno tras otro, es más, se pueden contar con las manos: Slam Dunk y en su día y gracias a su anime, Dash Kappei! – más conocida como Chicho Terremoto – y Touch – aquí renombrada como Bateadores – Porque esa es otra, si te pones a contar para atrás, casi todo el spokon que nos ha llegado ha sido en anime y también, quitando excepciones, nadie o casi nadie se acuerda de ellos.

Venga, saquemos a alguien de los típicos Captain TsubasaCampeones: Oliver y Benji para los amigos – Ganbare! KickersSupergol en España – Dash Kappei! o Slam Dunk, a ver quién recuerda alguno otro. Seguro que una vaga mano levantada responde con un Dodge Danpei – que fue conocido como Bola de Dan por estos lares – u otra responde Ashita e Attack!Attack nº1 o Dos fuera de serie, aunque más conocida como Juana y Sergio – siendo estos los más antiguos. Un poco más hacia delante y llegamos a la época de Let&Go o ahora, más recientemente, Inazuma Eleven. Y es que, ni con anime, se ha conseguido una fuerte conciencia del spokon.

Ya si nos ponemos a hablar de manga, la cosa no tiene salida. Yo me puse a pensar estas cosas, porque la temática de Mi anaranjado atardecer eran las aventuras y desventuras de un club de atletismo de secundaria, aparte de todo el rollo amoroso de por medio, como no podía ser de otra siendo shojo. Y me acordé de cierto comentario que hizo Juani o Leandro, no recuerdo exactamente quien, sobre esta serie: sus ventas fueron desastrosas. Al principio pensé que sería porque la gente no le daba oportunidad por el título – yo misma no se la hubiera dado, sino llega a ser que las obras de la autora me gusta – y esto antes de leerlo. Luego, al ver que tenía algo de spokon y acordarme de este comentario, también recordé los referentes a Novio Fetiche y Uwasa no Midori-kun, que fueron más de lo mismo: ventas por los suelos o no extraordinarias para traer más series. Si encima le sumamos a lo mal que le fue a Captain Tsubasa o The Prince of Tennis, dos grandes shonen spokon de todos los tiempos, tenemos algo en común: TODOS TENÍAN ALGO SPOKON.

Independientemente de si eran shonen o shojo, es meter el deporte y sentenciar a un manga. Véase el caso que he citado antes, el de Mi anaranjado atarceder, o incluso la obra más famosa de Aya Nakahara, Lovely Complex, que aunque era un shojo cómico como una casa, metías la parte de baloncesto y ala, sentencia lapidaria. Real o Crisom Hero son otros dos buenos ejemplos, que mira que les cuesta y les ha costado en el último de ellos, que finalmente acabó, pero con unas ventas por los suelos – palabras de Glénat/EDT – Y ya no hablemos solo de spokon: pones un manga de temática no-ostiahs en shonen, y eso, por muy original que sea, que tenga un planteamiento super-rebuscado y un dibujo atrayente… eso no vende seguro. Mirad el caso de Yakittate!! Ja-Pan¡¡Amasando!! Ja-Pan en España, el infravalorado manga de panaderos de Ivrea –

El hecho es que aquí la gente no lee spokon ni manga fuera de lo normal y claro, manga que lo traiga, manga que se sentencia. Y así, nos estamos quedando sin grandes obras como son Hikaru no Go, la única obra de Takeshi Obata que falta por publicar en España – se considera spokon, aunque trata de un juego de mesa – Area no Kishi, Kuroko no Basket, Hajime no Ippo, Eyeshield21, Ashita no Joe… y podría seguir la lista… Bueno, vamos a mencionar a los restantes mangas de Adachi, que tienen una oportunidad si a Q&A le va bien con Panini.

Vamos, aquí lo que pasa es que el spokon no se entiende. Es un género, en definitiva, que refleja el camino de la superación deportiva y al mismo tiempo personal de los protagonistas, con situaciones dramáticas tanto en la vida cotidiana de los personajes como en los campos, canchas o estadios, y con escenas épicas que forman parte de la memoria de los lectores o espectadores para siempre. No hay duda de que en la sociedad japonesa el deporte es muy importante, incluso si contamos sólo lo que no son artes marciales – que de hecho no son deportes por muy olímpicas que sean algunas disciplinas – y es natural que se refleje en el manga. Pero cuando los sacas de Japón… malo, malo.

La conclusión de todo esto es que nos vamos a quedar sin un millar de maravillosos títulos de manga, por el simple hecho de ser spokon y de que a la gente no le da la gana de darle una oportunidad. Si ya de por sí parece que somos pocos los que adquirimos manga – en general, me refiero, que siempre se nos trata despectivamente como digas que eres friki – si encima nos niegan títulos, por el hecho de que no cuajan o no se compran… ¡Esto es un maldito estúpido pez que se muerde la cola una y otra vez!

Matta-ne!

Kisacullen

Advertisements

3 comments on “Rincón de Kisa: reflexionando sobre el spokon en España

  1. Ciertamente el spokon es un genero que apenas se ve, aun así opino que es por el poco conocimiento de el en el mercado, si algun gran titulo se plantase en el mercado español y se le diese el bombo suficiente yo creo que sería un buen punto para dar a conocerlo.

    Yo en mi caso muy aficionado a el no es que sea, pero si me publican Eyeshield21 me la compro con los ojos vendados. Y luego sería dar oportunidad a otras series.

  2. Yo lo veo más por el lado de los otakus, y es q sucede y en gran mayoria que el otaku medio pasa del deporte y sucedanios y por extensión se refleja en las preferencias al elegir manga, descartando de primeras cualquier serie de tematica deportiva. Y es una lastima, porque aunque no entendamos x deporte en el manga por lo general vienen bien explicadas las bases. Gracias a ello es por lo que a día de hoy me gusta el futbol americano, y me duele no ver un serión como es ES21 del que aprendi y me reí mucho

  3. Pingback: ¿Exceso? de licencias en España « Trastero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s