Rincón de Manga: Dengeki Daisy #3

Nueva entrega y otro tomo más que se suma a la lista de comentados de todos los que tengo por la estantería. – y más que van llegando, con todo lo que compras… – Pero este, como ya os imagináis, lo reseñaré con todo el placer del mundo, porque se trata de uno de mis mangas favoritos. A ver esta tercera parte, sino meto demasiado la pata con él. Además, tiene sorpresita la entrada. ¡Ah! Y esta vez lo aviso de antemano: esta vez si que tiene spoilers la entrada. Así que si no quieres reventarte el tomo antes de leerlo… no pases del salto.

Aquí presentamos el tomo #3 del manga Dengeki Daisy de Kyousuke Motomi. He de decirlo, me encanta la portada de este tomo. Salen tan adorables los protagonistas… y eso que es rosa y yo odio el color rosa. – sí, increíblemente soy una chica – Aunque hubiera estado mejor siguiendo los colores originales, pero ya me contestó Ivrea diciendo que la editorial les obliga a cambiar las portadas para que no se parezcan a las suyas, de ahí lo del cambio de color y el logotipo de título que se han inventado. Y no sé cuantas veces he repetido ya que me encanta este manga y que lo adoro con toda mi alma, pero es la verdad. ¡Me encanta! No corrí poco el viernes que salió. Es más, ese mismo día volvía a mi casa y me llevaba todos los cómics, así que el pobre tomo se quedó en casa después de leerlo y no pude hacer reseña hasta ahora. Por eso he tardado más.

Comenzamos la lectura del tomo, que tiene un total de 5 capítulos. Continuamos con la historia de Teru y Kurosaki justo donde se quedó en el anterior tomo. Teru se muda de casa de Kurosaki a un apartamento con Riko y es la última noche que pasan juntos. Pero ninguno quiere separarse del otro y no saben como expresarlo. Aunque quizás no todo es lo que parezca y esta separación solo sea pasajera. No obstante, Kurosaki reconoce… que no puede vivir sin ella. Por otro lado, durante un viaje de vacaciones con sus amigos, Teru quiere regalarle algo a Daisy y acaba comprándole una cajita de música hecha a mano y decorada con conchas, que tiene una canción en especial. Y claro, el regalo acaba en manos de Kurosaki, con todas las consecuencias que eso acarrea, puesto que ahora Teru no deja de pensar en cual es la verdadera identidad de Daisy. Pero algo extraordinariamente “terrible” sucede cuando un fuerte tifón azota la ciudad…

¡ME ENCANTA! Sí, ya lo sé, que me repito mucho, pero es que es la verdad: adoro este manga, desde la primera hasta la última página de cada uno de los tomos. La forma que tiene la autora de narrar los hechos, de contar la historia… ¡De todo, leches! Es que es única, sobre todo esa forma de cortar la tensión con los momentos cómicos. Me mata. Y sobre todo, amo a Kurosaki, y también me repito diciendo esto. ¡Pero es que es tan mono! ¡Es sumamente adorable! – para, para, que te va a dar un chungo y tienes que acabar la entrada – ¡Esta para comérselo en todo el manga!

Como siempre el tomo sobresaliente tanto en la historia como en el dibujo. Que me encanta como lo hace esta autora, tiene un estilo único. Además, precisamente este es el tomo de la discordia. Este tomo es quizás, uno de los más importantes y reveladores de todo el manga, junto con el siguiente que viene, que sale en Abril aquí en España. Y es que… – ¡cállate! ¡Que sueltas un spoiler! – Sí, ahora os voy a spoilear un poco: Teru descubre la verdadera identidad de Daisy. Seamos sinceros: todos sabíamos que esto pasaría tarde o temprano. Pero yo no dejo de sorprenderme, desde el primer momento, de lo pronto que lo suelta la autora en el manga. ¡Por culpa de este capítulo no pude dejar de leerlo todo del tirón!

En el tomo #3 nos encontramos con la mudanza de Teru y, por tanto, ella y Kurosaki dejan de vivir en el apartamento de este. Ninguno quiere que el otro se vaya y no son capaces de expresarlo, pero ahí está Daisy para salvar el día. Aunque luego las cosas no son como parecen. También aparece Takeda de nuevo, “secuestrando” a Teru y haciendo que a Kurosaki casi se le salga el corazón del cuerpo y remueva toda la ciudad buscándola. Por suerte, ni a Teru ni a su móvil les pasó nada. Asimismo, tenemos un pequeño “kit-kat” en la playa con Teru y sus compañeros de clase, y un Kurosaki desesperado por pasar solo 2 días sin ella. Y luego llegamos al final y la parte de la discordia: la verdadera identidad de Daisy es revelada ante Teru, por culpa de su propio regalo.

Aquí, sin duda hay momentazos, como en todos y cada uno de los tomos, aunque que quizás sean todos o casi todos románticos. Pero es que realmente, este tomo es una especie de transición y necesario para lo que será la historia en sí a partir de ahora. ¡Pero a mí eso me encanta! Bueno miento… a partir de ahora esto será un verdadero sin vivir y un escenario cómico que dará gusto leerlo. Pero vamos con los momentazos, que son un total de 4 en este tomo.

El primero es sin duda la parte de la mudanza. Juro que me pasé todo el capítulo llorando. ¡Por qué me los quieres separar! ¡Son tan monos juntos! Es que tienen que estar juntos, se complementan perfectamente y se necesitan el uno al otro. Y ese abrazo… ¡Ah! ¡Kurosaki, abrázame a mí! Yo también lloré, de verdad. Leyendo la escena y sintiendo la tensión entre ambos y sus sentimientos… ¡Pero decíos ya que os queréis, carajo! Y luego viene la autora y lo remata con ese cuchillo cortando la tensión… ¡Que solo se muda al piso de enfrente! Me mató. Totalmente. Y creo que Kurosaki también sentía ganas de matar a Riko.

El segundo, sin dudas, es cuando Takeda “secuestra” a Teru. ¡Menudo capitulazo! Aunque en realidad no la secuestra, simplemente, Teru lo sigue a sabiendas de lo que quiere y como siempre, se mete en el centro de todo el problema, haciendo que Kurosaki se vuelva loco, removiendo cielo y tierra para encontrarla. ¡Cuanta tensión! Tenía el corazón en la garganta mientras leía, y rezaba porque Kurosaki llegara a tiempo a por Teru, antes de que a Takeda se le cruzaran los cables. Y entonces llega el héroe, el príncipe montado sobre su blanco corcel… ¡Morí de amor ante la imagen de Kurosaki! ¡Era demasiado mono! Y ese detalle que no se sabe si son lágrimas o sudor, cayendo por su rostro desde su ojo izquierdo. ¡Adoro a Kurosaki!

El tercer momento y sin duda, el momentazo de todo el tomo, es la aparición de la famosa cajita de música. Teru quiere regalarle algo a Daisy y decide comprarle una cajita de música de madera con conchas, hecha a mano, en su viaje a la playa. Le pide a Riko que se la dé a Daisy, ya que ella lo conoce en persona. Y ella se la da a Kurosaki, por supuesto. ¡Cuál no es la sorpresa de este, cuando al abrir la cajita, escucha la canción Time after Time! La cara de Kurosaki es única. Y es aquí cuando se tuerce todo, porque la cajita es la daga de la discordia, que tuerce todo y revela la identidad de Daisy. Os dejo la canción, con la versión de Ronan Keatin, que es mi favorita, aunque la canción original es de Sindy Lauper. Atención a las imágenes, que pueden contener spoilers.

Y por último, el cuarto momentazo es sin duda, el final. Cuando Teru y Kurosaki están a solas y ella intenta ocultar que ha descubierto que él es Daisy. Pero no lo consigue del todo y hace que Kurosaki se preocupe… y en ese momento se va la luz. Y tenemos aquí un momento romántico de los que tanto nos gustan… ¡Y qué final! Vaya final de capítulo, de momentazo y de tomo… ¡Yo también quiero que Kurosaki me mime!

Por supuesto, en este tomo pasan mil y una cosa más, que Dengeki Daisy no pierde para nada su ritmo habitual. ¡Y sale Kurosaki sin camiseta! ¡Aaaahhh! ¡Hemorragia nasal! – voy a por un paño para limpiar este destrozo rojo que has armado… – Y el momentazo Maestro Falcon Bottle Punch al pobre de Kurosaki es mortal. ¡Oh! Y el del móvil volando… ¡Tero ha hecho lo mismo que yo una vez con el mío! Y creedme que realmente libera el stres de una manera impresionante.

¡¡NECESITO EL TOMO #4 YA!! ¡Y todavía voy a tener que aguantarme hasta Abril! – pero si lo puedes leer por scans… ¡Encima es que ya te lo sabes porque lo has leído! – Lo repetiré hasta la saciedad: empezar Dengeki Daisy es una bomba altamente peligrosa. Como te atrevas a abrir el primer tomo, explotará y no podrás parar de leer. ¡Es jodidamente adictivo! Sus golpes, sus dibujos, su historia, Kurosaki… TODO. Te enamorarás de todo. Ahora no me quedará más remedio que esperar… – a ver cuanto duras sin poner tus manos sobre los scans… –

  • Aspectos positivos: TODO. Joder, absolutamente todo. Y sobre todo, la entrada en escena de la cajita de música con la canción Time After Time. ¡Me encanta! Y los momentos de Kurosaki y Teru a solas… ¡Por diox, de los mejores y más tiernos hasta el momento! Que sí, que todo para mí es absolutamente magnífico, pero es que es la verdad. El manga lo vale y yo lo recomendaré eternamente. Yo cada vez me enamoro más de Kurosaki. ¡Es el maldito amo! Y en este tomo más. ¡Leelo por ti mismo y lo descubres!
  • Aspectos negativos: ¿nada? En serio, no consigo encontrarle nunca nada negativo a este manga. Aunque quizás, esta vez podría decir que me sorprendió que Teru descubriera tan pronto la identidad de Daisy, que apenas estamos en el capítulo 14. Pero no me quejo de esto porque era necesario, así que verdaderamente no se puede considerar aspecto negativo. ¡Que no tiene nada leches, leedlo ya!
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s