Rincón de Manga: Dengeki Daisy #2

Nueva entrega y nuevo tomo de otro de los mangas de los tantos que tengo en mi estantería. Pero este también lo voy a reseñar con placer y gusto, porque se trata de otro tomo de uno de mis mangas favoritos. A ver cómo se me da esta segunda parte y espero no meter mucho la pata con ella.

Aquí presentamos el tomo #2 del manga Dengeki Daisy de Kyousuke Motomi. He de decirlo, me encanta la portada de este tomo. Salen tan adorables los protagonistas… y eso que es rosa y yo odio el color rosa. – sí, increíblemente soy una chica – Aunque hubiera estado mejor siguiendo los colores originales, pero ya me contestó Ivrea diciendo que la editorial les obliga a cambiar las portadas para que no se parezcan a las suyas, de ahí lo del cambio de color y el logotipo de título que se han inventado. Este manga, como sabéis, me encanta. ¡Lo adoro! Y podría decir que es de mis favoritos, si digo que es mi favorito, estoy menospreciando a los otros. Así que, el día que salió este tomo, vine corriendo de la excursión del museo a la que habíamos ido ese día, con tal de pillarlo antes de comer. – tiempo récord viniendo de Cartuja hasta el centro –

Comenzamos la lectura del tomo, que tiene un total de 5 capítulos. Continuamos con la historia de Teru y Kurosaki justo donde se quedó en el anterior tomo. Ahora, Teru vive en el apartamento de Kurosaki y a éste no le resulta para nada fácil ocultar tanto su otra identidad, Daisy, como sus sentimientos hacia la chica. Además, aparece una antigua compañera de trabajo de Kurosaki y del hermano de Teru llamada Riko, que intentará separar a Teru de Kurosaki. Pero Teru no es para nada, una chica ordinaria y no se dejará amedrentar. Ni siquiera cuando su mejor amigo, Kiyoshi, la traicione de forma muy poco leal. ¿Qué harán Teru y Kurosaki ante todas las adversidades que se les presentan? Pero sobre todo… ¿que le contestará Daisy a Teru, cuando esta le diga que está enamorada de alguien?

A mí es que simplemente, este manga ME ENCANTA. Me fascina, me emociona, me… ¡LO ADORO! La forma que tiene la autora de narrar los hechos, de contar la historia… ¡De todo, leches! Es que es única, sobre todo esa forma de cortar la tensión con los momentos cómicos. Me mata. Y amo a Kurosaki, lo repetiré hasta la saciedad. ¡Es que es tan mono! Y en este tomo en especial, lo pinta de una forma… ¡Ah! Me da algo, por favor. – aire, aire para la chiquilla… – ¡Si es que en una escena tiene ojos de gatito salvaje!

Y cuando aparece Riko… ¡Santo buda, que mujer! Al pobre de Kurosaki le ha caído una encima… Porque ahora no será solo Teru quien le dé de ostiahs y lo ponga en su sitio, si no que Riko también estrellará sus puños en el bonito rostro de nuestro conserje. – ¡¿por qué?! Si es tan mono… – Y la tía tiene una mala leche impresionante. ¡Si es hasta peor que yo! Eso sí, aunque parezca una de las típicas personas de tercio que yo tanto odio, no lo es. Quiere separar a Teru de Kurosaki, sí, pero no tirándose encima de él y queriéndoselo llevar para ella, lo cual, le da un punto a su favor. Luego descubrimos que en realidad no es nada de eso y que lo que quieres es cuidar de Teru, de hecho, acaba de profesora en su instituto para vigilarla junto a Kurosaki, porque ahora, todo el mundo codicia el móvil de Teru, el último vestigio de su fallecido hermano.

Si es que destacable lo es todo el tomo, al igual que ocurría con el tomo #1. Entre los momentos románticos, los cómicos, el dibujo que es una verdadera maravilla, la aparición de Riko, que menuda entrada hace la mujer y Kiyoshi… La madre del cordero con Kiyoshi, y parecía tonto el muchachito. Y el final… ¡vaya final! Me he emocionado y todo – si tú con este manga pegas saltos de emoción leyéndolo – Entre eso y la aceptación de los sentimientos por Kurosaki de parte de Daisy, yo me desmayaba con el tomo.

En el tomo #2 nos encontramos con la entrada en escena de Riko, una antigua compañera de Kurosaki, que además era la novia del hermano mayor de Teru. Intentará proteger a Teru de todo, hasta del propio Kurosaki, pero no contaba con la testarudez de la joven Teru. Además, ocurre otro fuerte golpe en la vida de nuestra protagonista, y es la traición de su mejor amigo Kiyoshi, a quien estaban extorsionando para que le robara el móvil que le dio su hermano mayor. Pero finalmente, entra en razón, y acaba “trabajando” con Kurosaki y los demás para proteger a Teru de los hombres que han tomado reciente interés en hacerse con su móvil y con toda la información de Daisy que pueda haber en él.

Y la parte de Kiyoshi… Mira que el tío parecía un don nadie, pues no me veas la que es capaz de armar… ¡Por su culpa, Teru pierde los mensajes que le había mandado Daisy hasta ahora! En serio, para mí, este era el típico mejor amigo mojigato que tenemos todo el mundo, con gafas y bien peinado, todo muy idílico que nunca ha roto un plato; y que luego tiene una doble personalidad oculta. Si a mí me caía bien… pero anda que la que arma. Amenazando a Teru… pero no sabía con quien se había metido. ¡Menudo gancho le encasqueta Teru en toda su cara! – Falcon Punch en toda regla, como adjudicaría mi dueño @titanioverde – Yo creo que entre eso, el susto que le mete Kurosaki entrando por la ventana a lo Tarzán, el casi atropello y la buena voluntad y fe de Teru, al pobre le dieron un par de vuelcos en la personalidad, porque al final, es bueno.

Pero sin duda, este tomo también tiene sus momentazos y sus puntazos dignos de mención. Esta vez, en concreto, cuatro: dos cómicos y dos románticos. El primero de ellos es la materialización de esa famosa frase de: “¡Quédate calvo, Kurosaki!” que Teru le dice siempre al conserje, cuando la saca de quicio. En este tomo, encuentra dos ocasiones perfectas para coger y arrancarle varios mechones de su precioso pelo rubio. – ¡¿pero por qué le haces eso?! ¡No lo dejes calvo de verdad! – Yo juro que no me pude reír más con esas dos escenas. Las caras de Teru y Kurosaki son mortales, y los comentarios por lo bajo del pobre… Me mata la escena, de verdad.

El segundo de los cómicos y quizás, con el que más me he reído, es cuando Teru se la lía parda a Kurosaki, intentando llamar su atención cuando está en metido en sus pensamientos. Le pone caras, lo peina como una chica… le hace de todo y el tío ni se inmuta. Pero claro, cuando empieza a subirse la camiseta y a “enseñar cacho”, vuelve el lolicón/señor oscuro/conserje pervertido Kurosaki y le pega la ostiah del siglo. Porque todos sabemos que Kurosaki no sería capaz de soportar eso sin dejar que sus emociones lo controlasen.

Pasemos a los románticos y el primero de todos, y creo que el favorito de muchos, es ese momento en el que todos creímos que Kurosaki iba a besar a Teru, cuando le dice que qué pensaría si Daisy no fuera un chico amable, sino que fuera una persona horrible, alguien como él. Y ella, girándose y mirándole directamente a la cara, le responde que aprendería a amar cada cosa de él. ¡Ah! ¡Grito y salto de emoción en el sitio! ¡Es precioso! ¡Único! ¡Es uno de los grandes momentazos de este manga, sin duda. Y luego el autor va y corta el ambiente con un “¡Quédate calvo, Kurosaki!” y Teru le arranca unos cuantos mechones – mortal esa parte, por supuesto –

Y el último de los momentazos románticos es la primera vez que Teru ve a Kurosaki llorando, porque éste ha tenido una pesadilla. En un principio, él intenta echarla del cuarto y llorar solo toda la noche, pero Teru vuelve con una toalla y se queda haciéndole compañía. A Kurosaki no le queda más remedio que dejarse llevar por sus sentimientos en ese momento y se deja reconfortar por ella… y la abraza. ¡LA ABRAZA! Yo morí de ternura con todo este momento. ¡Yo también quiero que él me abrace! – sigue soñando, muchacha… –

Eso sí, tener la imagen de Kurosaki en tu mente, como ese conserje algo chulo, con pinta de matón a sueldo mínimo cuando quiere, con una cara que da un miedo que te mueres y esa lengua con la que suelta cada cosa, aunque luego sea el dulce y amable Daisy cuando Teru contacta con él por móvil; y verlo de repente llorando y temblando de miedo, tan indefenso e impotente… ¡Es que te dan ganas de abrazarlo y llorar con él! Por dios, es tan mono… ¡No llores Kurosaki!

¡¡QUIERO EL TOMO #3 YA!! – pero si te lo has leído por scans y sabes lo que va a pasar… – El tomo se pone a la venta este viernes y ya no puedo aguantarme más la espera. ¡Quiero tenerlo en mis manos! Ya lo dije antes, empezarse Dengeki Daisy es una bomba de relojería, una caja de Pandora, porque cuando la empieces, no vas a poder parar de leer.

  • Aspectos positivos: TODO. Absolutamente todo. Desde principio a fin y destacando sobre todo la entrada de Riko, las partes cómicas y románticas entre los protagonistas y el final. Y todo aderezado con este pedazo de dibujo, porque el dibujo es que le da vida al manga. Yo cada vez me enamoro más de Kurosaki. ¡Es el maldito amo! ¡Ven a protegerme a mí, leches! Además, ya se está viendo hacia que rumbo va tirando la trama. ¡Compradlo ya, hombre!
  • Aspectos negativos: ninguno. Si es que para mí no los tiene. Como mucho y por decir… ¡Teru, no me dejes calvo a Kurosaki! Y bueno, que no te esperas la traición de Kiyoshi, pero al final, parece que aprendió la lección.
Advertisements

4 comments on “Rincón de Manga: Dengeki Daisy #2

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s